25 :: Febrero :: 2020



  • Áreas Protegidas de Extremadura
  • Estrategia Participada de Educación Ambiental en Extremadura
  • INFONATUR 2000 - Proyecto LIFE 11 INF/ES/683 “¿RED NATURA 2000? Una oportunidad para todos"
  • Educación Ambiental en Extremadura
  • Ayudas Forestales
  • Prevención y Extinción de Incendios Forestales
  • Radiología Ambiental en Extremadura
  • Ordenación y Gestión Forestal
  • Residuos
  • Evaluación Ambiental de Planes y Programas
  • Sección de Caza
  • Sección de Pesca
CERTIFICACIÓN FORESTAL EN LA COMUNIDAD AUTONOMA DE EXTREMADURA.

Pinar
La Dirección General de Política Forestal impulsa desde el Plan Forestal de Extremadura (PFEx), como plan estratégico director que marca las pautas de política regional del medio natural y forestal, la planificación operativa, elaborando y aprobando los Planes de Ordenación de los montes del Catálogo de Utilidad Pública, debido a que son una fortaleza, que refuerza técnicamente la ejecución de las actuaciones forestales y puede facilitar la puesta en marcha de estándares de gestión de alta calidad, certificables ante terceros. 


Asimismo, también se ha desarrollado la planificación táctica elaborando el Plan de Ordenación de los Recursos Forestales de la comarca de Las Hurdes con la participación de las entidades y agentes locales implicados, en un territorio emblemático de gran tradición histórica y de eminente vocación forestal protectora y con montes en su mayoría catalogados de utilidad pública.

Con estos antecedentes, se puede justificar que la Dirección General de Política Forestal desarrolla en todos sus montes una gestión sustentada en los principios de gestión forestal sostenible, capaz de cumplir con los exigentes requisitos establecidos por los sistemas internacionales líderes en certificación forestal: FSC y PEFC.

Por otro lado, la creciente toma de conciencia sobre la destrucción y degradación de los bosques, ha llevado a los consumidores a exigir que sus compras de madera y otros productos forestales no contribuyan a aumentar esta destrucción, sino que más bien ayuden a asegurar los recursos forestales para el futuro. Esta situación ha propiciado que las tendencias actuales a nivel internacional promuevan que los titulares y gestores de terrenos forestales dispongan no solo de documentos de planificación en sus montes, sino de acreditaciones formalmente reconocidas que certifiquen el ejercicio de una gestión sostenible de los mismos, o bien que acrediten que determinados recursos y productos forestales se han obtenido del monte respetando criterios de conservación y sostenibilidad.

En este sentido han aparecido distintas recomendaciones, iniciativas y normativas a nivel europeo que insisten en la necesidad de que las administraciones públicas realicen “compras verdes”, tendentes a utilizar productos menos contaminantes, ecológicamente sostenibles, reciclables, y que como en el caso de la madera, puedan constituir almacenes de carbono.
Los objetivos generales que se impulsan desde el sector forestal en el desarrollo de esta tarea, tratan de garantizar la transparencia y la legalidad en la explotación de los bosques y el aprovechamiento de los productos forestales, a la vez que se asegura la persistencia de los mismos (criterio de sostenibilidad de los recursos forestales) y se fomentan las tareas de planificación, ordenación y gestión forestal responsable.

A tal efecto, la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes, establece en su artículo 35 que: “Las Administraciones públicas promoverán el desarrollo de los sistemas de certificación forestal voluntarios, transparentes y no discriminatorios”. En este mismo sentido, la Ley 6/2015, de 24 de marzo, Agraria de Extremadura, recoge en su artículo 256 que “Las Administraciones Públicas promoverán la adopción de un sistema formalmente acreditado de certificación de la gestión forestal sostenible en origen de los montes y de la cadena de custodia de los productos forestales, de forma voluntaria, transparente y no discriminatorio.”

En el año 2010, aunque existían diversos montes con instrumento de planificación, ningún monte de los catalogados de Utilidad Pública en la comunidad estaba certificado bajo alguno de los principales sistemas de certificación forestal reconocidos: FSC y PEFC. Posiblemente este hecho era debido a la prevalencia del valor ambiental y social frente al productivo en la mayoría de montes extremeños, aunque hay que resaltar que la certificación no solamente supone una adecuada gestión de los aspectos productivos de los montes, sino que supone una ampliación de los objetivos clásicos de la ordenación, donde se consideran otros aspectos como la población rural de los espacios forestales, la conservación del suelo, la calidad del agua o la diversidad biológica y la integración de estas cuestiones con el aprovechamiento múltiple de las masas forestales.

 Cuando se realizó la primera revisión del Plan Forestal de Extremadura, ante la escasa superficie certificada existente a nivel regional, el Plan recomendaba la puesta en marcha de actuaciones que fomentasen la certificación forestal de los montes extremeños. El propio PORF de Las Hurdes incluye entre sus recomendaciones la conveniencia de profundizar en la mejora de las condiciones de explotación, mediante la definición de líneas de trabajo para la certificación de la gestión de los montes de utilidad pública de Las Hurdes, a través de sistemas de certificación forestal reconocidos y acreditados internacionalmente, dentro de una estrategia para la puesta en valor de los recursos forestales comarcales que se incluye en el programa para la planificación y la gestión de los recursos y terrenos forestales, y la puesta en valor de los montes hurdanos.

Por todo ello, se ha trabajado para implantar un Sistema de Gestión Forestal Sostenible (GFS), para lo que se ha elegido como sistema de certificación el esquema de PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification-Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal) por tratarse de un sistema especialmente diseñado para los bosques europeos y que se adapta perfectamente a la realidad de los montes de la comarca hurdana. En cuanto a la modalidad, se ha seleccionado la alternativa de certificación individual, por ser la modalidad que mejor se adapta a la gestión forestal de los montes públicos gestionados por un único gestor, la Dirección General de Política Forestal.

 Con estos antecedentes, en octubre de 2013, se puso en marcha a través del “Proyecto Piloto para el desarrollo del Plan de Ordenación de los Recursos Forestales de la comarca de Las Hurdes” y dentro del Eje IV “Puesta en Valor de los Recursos Forestales” una experiencia para la certificación PEFC de los cinco montes de utilidad pública de la comarca de Las Hurdes, con un total de 34.081,84 ha, para que estos se establecieran como un referente de gestión a nivel regional en una comarca emblemática de la región desde el punto de vista forestal, que ha suscitado históricamente interés social y cultural. Con ello, se pretende utilizar esta herramienta de reconocido prestigio que garantiza la gestión responsable de los montes, la utilización de productos forestales procedentes de fuentes renovables y el progreso forestal en el ámbito del desarrollo rural, al darle un valor añadido a los productos forestales aprovechados.

Desde otoño de 2013, se trabajó en la preparación del Sistema de Gestión Forestal en los montes de utilidad pública de dicha comarca, implantándose finalmente el 1 de enero de 2014, concediéndose el certificado PEFC/14-23-00019-BVC en octubre del mismo año. 

Una vez implantado este sistema, y siguiendo las intenciones de la Dirección General de ir incrementando el número de hectáreas certificadas mediante la inclusión de nuevos montes, se ha procedido a incluir en el certificado de gestión forestal sostenible el monte “Ventosillas”, implantando en la gestión del mismo los procedimientos y protocolos del Sistema de Certificación, de modo que se ha incrementado la superficie certificada un 17%, alcanzando las 39.898,04 ha certificadas.

Siguiendo con esta línea de trabajo, en diciembre de 2017, se incrementó la superficie con certificación PEFC en 7.873,80 ha (19,73 %), incluyendo a 9 montes catalogados de utilidad pública de la comarca de la Siberia (Badajoz).
 

Así mismo, en enero de 2019, se han vuelto a incluir tres unidades de gestión en el Sistema de Gestión Forestal Sostenible, aumentando la superficie certificada en un 18,83 %, por lo que la superficie ampliada es de 8.995,00 ha más bajo el sello PEFC.
 

Resumiendo, actualmente se cuenta en la región con 17 montes catalogados de utilidad pública acogidos al sistema de gestión forestal sostenible PEFC, lo que supone una superficie total certificada de 56.767,64 ha.

 


 

  Consejerías  

Inicio
Mapa web
Buzón
Enlaces de interés
Aviso legal

Administración Pública.
Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio
Economía y Hacienda.
Educación y Cultura.
Empleo, Empresa e Innovación.
Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo.
Salud y Política Social.
Extremambiente
Medio Ambiente y Rural,
Políticas Agrarias y Territotio .
Dirección General de Medio Ambiente
Avda Luis Ramallo s/n